• ABOGADOS EN VALENCIA

    Los abogados de nuestro bufete prestan una atención personalizada y responsable sobre las cuestiones planteadas del ámbito civil, familia e inmobiliario. Le ayudamos con problemas que pueda tener con contratos inmobiliarios o HIPOTECAS, encontrando la opción más beneficiosa para usted.

    PRIMERA CONSULTA GRATUITA

  • ABOGADOS AL ALCANCE DE TODOS

    Por un lado, se ofrece orientación y asesoría sobre las dudas que pueden surgirle en relación a cualquier problema que tenga con contratos hipotecarios o si se ve implicado en deshaucios. Por otro, en caso de que sea necesario, nuestros juristas llevarán a cabo la asistencia y defensa en juicio de modo que usted se sienta respaldado a la hora de hacer frente a estos problemas.

MI INQUILINO NO ME PAGA
Muchas personas deciden poner en alquiler una vivienda de la que son propietarios. El principal inconveniente se produce cuando nos encontramos con inquilinos morosos, que ni pagan las cantidades debidas ni tienen intención de abandonar el inmueble. Si usted se encuentra en esta situación y desea que le ayudemos, la siguiente información puede ser de su interés.

Recomendamos que en primer lugar se intente acordar una solución amistosa con el propio inquilino. Para ello es necesario, lógicamente, que dicho inquilino esté dispuesto a dialogar.
Cuando esto no sucede y el tiempo transcurre sin haber recuperado la deuda pendiente es cuando podemos proceder por la vía legal.

Un primer paso consistiría en enviar un burofax al inquilino requiriéndole formalmente el pago de la deuda. Este trámite no es obligatorio pero sí muy aconsejable.
Si tras el plazo de 7 días el deudor no ha pagado ni contestado a su solicitud, usted prodrá interponer demanda de desahucio. Una vez admitida a trámite la demanda, el inquilino tiene 10 días para abonar la deuda o para oponerse a la misma. Y en caso de no hacerlo se puede proceder directamente a su lanzamiento.

Como vemos, se trata de un trámite relativamente rápido. Esta posibilidad existe gracias a una modificación legislativa que tuvo lugar en 2011, mediante la cual se aprobaron medidas de Agilización Procesal. De esta forma no es necesario esperar meses y meses a que la situación se resuelva, dejando al propietario del piso en la incertidumbre. Otra ventaja es que estos procedimientos se pueden realizar sin tener que llegar a Juicio en la mayoría de los casos. Es por esto que a este trámite se le suele denominar desahucio express.

Si necesita más información o desea que le ayudemos a recuperar su vivienda alquilada, no dude en ponerse en contacto con nosotros.
Nuestro Despacho en Valencia estudiará su caso y le responderemos con la mayor brevedad posible, pudiendo iniciar de manera sencilla el proceso de desahucio.
Somos especialistas en la materia y contamos con experiencia en este tipo de casos.
Procedimientos Judiciales en España

Suele pensar que la Justicia española es lenta y está bastante obsoleta en cuanto a medios materiales se refiere. Pero ¿sucede realmente así? ¿Cuánto duran los procedimientos en nuestro país?

Para responder a esta pregunta tenemos que distinguir entre los cuatro tipos de Jurisdicciones que existen: Civil, Penal, Laboral y Contencioso-Administrativa. Para aquellos ajenos al mundo jurídico puede ser confusa esta distinción en bloques, pero es imprescindible para un desarrollo ordenado y eficaz de los procesos.

Por lo general, las dos primeras Jurisdicciones suelen ser las más rápidas en lo que a tiempo se refiere, mientras que las dos últimas presentan procesos más dilatados en el tiempo . En el ámbito Penal, los juzgados de Violencia sobre la Mujer son algunos de los más rápidos, con una duración media de alrededor de 2 meses.

Lo mismo ocurre en el ámbito Civil con los Juzgados de Familia,
donde los procesos se resuelven en una media de unos 4 meses. Como vemos, los aspectos más urgentes y que requieren una respuesta rápida presentan una duración acorde con las circunstancias.

Debemos tener en cuenta, además, que la duración de los procedimientos tiende a reducirse cada año, en lugar de aumentar o simplemente de mantenerse estática. Esto demuestra interés en solucionar las trabas que existen, por lo que no podemos decir que los Tribunales sean indiferentes a esta situación.

La nueva Ley de Jurisdicción voluntaria también ha ayudado en esta misión agilizadora, al facilitar que algunos trámites (divorcios de mutuo acuerdo, etc.) puedan realizarse directamente ante Notario, sin necesidad de acudir al Juez.

En nuestra opinión, si bien se debe seguir trabajando en este aspecto, tampoco deberían infravalorarse los esfuerzos llevados a cabo hasta la fecha.

Si precisa los servicios de un abogado en Valencia no dude en llamar a nuestro teléfono de contacto o rellene el formulario de la web.
Abogados de desahucios: derechos generales de las personas, competencia del curador
La persona que la ejerce es el tutor. Las personas sometidas a tutela son los menores no emancipados que no estén sometidos a patria potestad, los incapacitados cuando así lo determine la sentencia judicial de incapacitación, cuando cese la patria potestad prorrogada y los menores desamparados.

Las competencias del tutor son procurar la educación y alimentos (art. 142 CC) al tutelado, el tutor tendrá que representar al tutelado en todos los actos y también tendrá que administrar los bienes del tutelado.
La curatela se regula en los arts. 286 ss. CC. La función del curador es la asistencia y complemento de la capacidad de obrar.

La curatela es de carácter estable y restringido, sólo se representa en los actos en los que sea necesario, sólo en determinados actos que dirá la sentencia.
La persona que la ejerce es el curador. Las personas sometidas a curatela son los menores emancipados, los habilitados de edad o beneficiados de la mayor edad (emancipados que salen de la tutela), los declarado pródigos, incapacitados que por la sentencia se sometan a curatela.

La competencia del curador es dar complemento o asistencia a los actos determinados por sentencia.
El defensor judicial se regula en los arts. 299 y ss. Del CC. Su función es la defensa de los intereses del defendido. Su carácter es ocasional, solo en un determinado juicio.
Sus competencias son la representación o defender un menor o incapacitado de forma ocasional.

El acogimiento constituye una protección de amparo y derecho, hay dos tipos de acogimiento, el familiar, la entidad pública determina a una familia para que acoja al menor desamparado y el residencial para que este esté en una residencia (arts. 172 y SS. CC).
La guarda de hecho es una protección de amparo de hecho, alguien de hecho esté protegiendo a un menor en desamparo o un incapacitado, por bondad, caridad, (arts. 303-6 CC).
La renovación cambiaria
Partimos de la consideración de la inalterabilidad del vencimiento de la letra o del pagaré. Inalterabilidad, que implica, que una vez sea emitido el título, no podrá modificarse su fecha de vencimiento, ni aunque se hayan modificado las variables objetivas y subjetivas que primaban en el momento de su emisión.

Es por ello que nace una de las principales herramientas que permiten salvar este impedimento: la renovación cambiaria.

Esta renovación se entiende como la posibilidad de emitir una nueva letra o pagaré que sustituya o reitere el contenido (la obligación) del título anterior y en el que intervengan los mismos sujetos.

Es decir, se permite que con la emisión de un nuevo título que incorpore la misma obligación, se fije un nuevo plazo para el vencimiento. El anterior título se verá extinguido (novación extintiva) en el caso de que el acreedor no conserve el título, ya sea porque lo destruya o porque lo entregue al deudor. En caso de que el acreedor mantenga el título, ambos funcionarán como títulos autónomos, pudiendo mantener las acciones que se tenían contra aquellos que no firmaron la renovación (en ningún caso pueden ser el librador/firmante, librado o tomador) y pudiendo interponer excepción personal aquellos que firmaron ambos y sobre los que ya se exigió un pago.

Como ya se ha podido evidenciar, la nueva letra o pagaré deberá contener las mismas partes esenciales del mismo, sin embargo se permitirá que se vea modificada, no solo el vencimiento, sino también la posición de avalista (por ejemplo: incorporación de un nuevo avalista) o la cuantía (se incorporan los intereses que median hasta el nuevo vencimiento o se reduce por haberse amortizado un plazo del crédito).

Ejemplos: renovación cambiaria de un pagaré comercial, cuando llegado el momento del vencimiento, el deudor no puede afrontar el pago. Se verá incrementada la cuantía en caso de que se incluyan intereses y podrán exigirse mayores garantías al pago, que obliguen a incorporar un nuevo avalista.
Abogados especializados en desahucios
Los abogados expertos en desahucios le proporcionan en Valencia opciones legales para ver su situación mejorada, tanto si se trata de solicitar los correspondientes montos de arriendo a los inquilinos como si se trata de salvaguardarse ante una posible expulsión del propio domicilio, una de las situaciones más delicadas a quien pueden enfrentarse los ciudadanos. La Ley de Enjuiciamiento Civil entra en juego para la regulación del desahucio de inmuebles. Estos pueden ser de varios tipos: locales, fincas rústicas, viviendas... Los abogados especializados en desahucios le proporcionan soluciones para conseguir que los arrendatarios o inquilinos cumplan con lo pactado. Una reciente modalidad en este ámbito es el desahucio express, mediante el que se agilizan los trámites respecto al contrato de arrendamiento.

Los abogados dirimirán casos de desahucios por impago de renta o de los montos estipulados en el contrato, así como llevarán a cabo toda acción legal para optimizar la situación legal de contratos sobre fincas rústicas, pisos, etc. También existe la posibilidad de desahucio por precariedad a partir del fundamento de la falta de pagos de las rentas o cantidades pactadas por arrendador y arrendatario.

Una de las cuestiones más complejas en este ámbito es la valoración de la cuantía del procedimiento. La cuantía que figuraba en las demandas puede verse modificada de acuerdo a la LEC 251.3, lo que puede crear situaciones de difícil valoración. De esta manera, el artículo 251.9 LEC viene a solucionar las dudas y diferencias, propiciando además otros beneficios, como es la mayor agilidad en los procesos de alquiler, mayor rapidez en la clasificación energética de los edificios, etc. Cuando se producen juicios sobre arrendamientos de bienes, el coste de las demandas resultarán del importe de una anualidad de arrendamiento, sea cual sea el período estipulado en el contrato. Infórmese sin ningún compromiso a través de especialistas que le asistirán en toda circunstancia.
En el post de hoy vamos a clarificar los conceptos, no por oídos, siempre conocidos, de desahucio y de precario.

¿Qué es un desahucio? Se trata de un procedimiento judicial mediante el cual, quien tiene el derecho efectivo a poseer un inmueble pretende recuperarlo.

Dicho esto, un desahucio puede tener lugar por diferentes motivos, entre los que cabe destacar los que se citan a continuación:
  • Por producirse el impago de las rentas del alquiler por parte del inquilino.
  • Por haber finalizado el plazo de duración del contrato de arrendamiento.
  • Por encontrarse el habitante del inmueble objeto de discordia en situación de precario.
Claro, llegados a este punto, es fácil que conozcamos el significado de conceptos como arrendamiento, o inquilino. Pero, ¿qué quiere decir que el habitante de un inmueble se encuentra en situación de precario?

La situación de precario tiene lugar fundamentalmente, cuando la posesión del inmueble la ostenta una tercera persona que no tiene el derecho efectivo a permanecer en el mismo, es decir, aquel que ocupa o habita la vivienda careciendo del título habilitante que legitime dicha situación, generalmente un contrato, pidiéndole por tanto el dueño que proceda a abandonar la casa.

No obstante, podría aparecer también la figura del precario puro. ¿Cuándo? Cuando sea el propio dueño el que haya permitido a una tercera persona que ocupe el inmueble sin cobrarle unas rentas a cambio de ello y sin fijar tampoco una duración determinada.

En este sentido, es extensa la jurisprudencia que amplía el concepto de precario a las siguientes situaciones:
  • Ocupación del inmueble por parte de un tercero con el consentimiento previo del dueño, lo que antes definíamos como precario puro.
  • Ocupación del inmueble por parte de un tercero sin el consentimiento previo del dueño, lo que viene a llamarse, ocupación no consentida.
¿Tiene usted una vivienda con habitantes en precario que no consienten desalojarla? No dude en acercarse a nuestro despacho en Valencia, y le detallaremos los pasos que deberá seguir.
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información