Derecho de Familia asesorado por Tinaut Abogados
Como Derecho de Familia entendemos el conjunto de normas e instituciones jurídicas que regulan las relaciones personales y patrimoniales de los miembros que la integran, entre sí y respecto de terceros. Y dentro del Derecho de Familia, el matrimonio es una de las partes más importantes.

Pues bien, el matrimonio es el vínculo o contrato civil que une a dos personas para crear una vida en común, con los derechos y obligaciones que la ley determina al efecto. Pero, aunque se constituye con intención de durabilidad, la actualidad y experiencia nos dice que no siempre es así y los casos de divorcios y separación están creciendo cada día más en nuestro país.

Cuando por el motivo que sea, y sin atender a la culpabilidad de los cónyuges, el matrimonio se pone fin mediante los sistemas legales de separación, o divorcio.

La separación está pensada para aquellos cónyuges que se puedan echar para atrás y reconciliarse sin llegar a una ruptura definitiva del vínculo marital, simplemente una interrupción. La separación puede ser de hecho, cuando se acaba la vida en común sin más, y de derecho, cuando cesa la convivencia reglada de acuerdo con lo que establece la ley.

Esta separación de derecho puede hacerse de dos maneras a su vez:

  • De mutuo acuerdo: los dos cónyuges plasman los acuerdos por los que se va a regir la nueva situación en un convenio regulador, que a su vez han de presentar al Juez.
  • Contenciosa: en este caso no hay acuerdo entre los cónyuges y es el Juez quien decide sobre las reglas que van a regir la nueva situación.

El divorcio implica la disolución del vínculo marital permitiendo a los cónyuges un futuro matrimonio civil. Con el divorcio se pierden las obligaciones y los derechos de la unión conyugal, pero no anula las obligaciones con los hijos.

Como en la separación, lo pueden solicitar uno o ambos cónyuges y también puede ser de mutuo acuerdo o contencioso.

  • De mutuo acuerdo: han de concurrir tres requisitos a su vez: el primero, que ambos cónyuges han de estar de acuerdo plasmando éste en un convenio regulador ratificándolo ante el juez; el segundo es que en este convenio han de reflejar las consecuencias del divorcio y el tercero, que hayan pasado tres meses desde que se contrajo matrimonio.
  • Contencioso: en éste los cónyuges no son capaces de ponerse de acuerdo en la disolución matrimonial y entonces uno de ellos solicita el divorcio sin el consentimiento del otro mediante la presentación de la demanda correspondiente por su procurador y asistido por un abogado, contra el otro cónyuge, ante los Juzgados de Primera Instancia. No hay convenio regulador pues no hay acuerdo entre los cónyuges.

El Convenio Regulador puede reflejar:

  • El cuidado de los hijos sujetos a patria potestad de ambos, el ejercicio de ésta y, en su caso, el Régimen de Visitas para el progenitor que no viva habitualmente con ellos, abuelos, hermanastros,…
  • La atribución del uso de la vivienda y el ajuar familiar.
  • La liquidación del régimen económico matrimonial.
  • La división de los bienes matrimoniales.
  • La atribución del uso de los bienes compartidos o gananciales.
  • La atribución del uso de los bienes privativos.
  • La contribución a las cargas del matrimonio y alimentos que asegure el equilibrio económico de las partes, sentando sus bases de actualización y garantías en su caso.
  • La guarda y custodia de los hijos, si los hubiera, y en caso de que hubiera hijos minusválidos o que necesiten atenciones especiales, las ayudas que sean necesarias para su cuidado.

Como puede observarse, no son cuestiones que deban dejarse en manos de personas que no sean expertas en esta materia, por lo que desde nuestro despacho les asesoraremos con la máxima profesionalidad.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información