Desahucio por impago del inquilino
En el supuesto de que se tenga arrendada una vivienda y el inquilino de la misma no cumpla con la obligación de pagar las cuotas correspondientes al alquiler uno de los primeros pasos que debe llevar a cabo el propietario de la vivienda es notificar al inquilino moroso su intención de recurrir a la vía judicial el impago de sus deudas.

En caso de que una advertencia como esta no tenga los efectos deseados, se podrá interponer la demanda de impago en un juzgado de primera instancia y este remitirá al demandado el oportuno requerimiento con el fin de que pague la deuda, abandone la demanda o alegue lo que considere oportuno.

Si el inquilino realiza alegaciones en las que haga constar su oposición al pago de las rentas, será necesario citar a las partes a una vista judicial.

Otra posibilidad es que el inquilino no se pronuncie en relación con el requerimiento del juzgado, es decir, no formule alegaciones pero tampoco pague o abandone la vivienda. En estos casos la Ley 37/2011, de medidas de agilización procesal permite que le secretario judicial lleve a cabo los trámites para el desahucio del inquilino a través de la comisión judicial.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información