Se trata de una medida de carácter temporal, con fecha de caducidad a 15 de mayo de 2015 (dos años desde la publicación de la Ley 1/2013, de 14 de mayo, de medidas para reforzar la protección a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social), y únicamente aplicable en los supuestos en que así lo dice la propia ley. En principio no tiene carácter extensivo, aunque luego, en la práctica, y según las circunstancias que concurran, la entidad bancaria podrá adoptar la decisión de no desahuciar a los deudores hipotecarios.

Para que pueda aplicarse la citada medida, es necesario que se cumplan una serie de requisitos:

1) Que haya habido un proceso judicial o extrajudicial con adjudicación de la vivienda habitual a la entidad bancaria o a un tercero relacionado.

2) Que los deudores hipotecarios estén en situación de especial vulnerabilidad, esto es, que se encuentren en alguno de los supuestos que determina la norma.

3)Que los deudores hipotecarios se encuentren en las circunstancias económicas previstas en la norma.

Recuerden que pueden pasarse por nuestro despacho en Valencia para consultarnos cualquier cuestión relacionada o no con la materia.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información