Por medio de la novación, podrá renegociar con su entidad financiera las condiciones de su hipoteca sin tener que cambiar de entidad. Los cambios que realizará podrán abarcar el importe pendiente, ampliando, por ejemplo, el capital, si necesita disponer de una mayor cantidad de dinero; el plazo de amortización, tanto para aumentarlo como para reducirlo; el tipo de interés, mediante la disminución del diferencial; el titular del préstamo, por causas como el fallecimiento o el divorcio; el sistema de liquidación, el índice de referencia utilizado, etc. Quizá pueda ser esta la medida a adoptar si se siente amenazado por el desahucio.

La novación implicará una serie de gastos que variará dependiendo del tipo de modificaciones. Usted deberá pagar la comisión del banco (negociable con la entidad); los gastos de tramitación de notario, Registro de la Propiedad; de la gestoría y de tasación y el pago del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados, únicamente si se incluye en la modificación una ampliación del importe de la hipoteca.

¿Qué beneficios le puede aportar entonces una novación hipotecaria? La novación le permitirá mejorar las condiciones financieras de su hipoteca, a pesar de los gastos que conlleva. Podrá volver a negociar con su banco las condiciones de la hipoteca, de manera que la forma de pago se vuelva más fácil para usted, y así no incumplir con su parte del contrato.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información