Por medio de la enervación se puede poner fin a un desahucio por falta de pago de las rentas o cantidades debidas por el arrendatario si, antes de la celebración de la vista, el arrendatario paga al actor o pone a su disposición en el Tribunal el importe de las cantidades reclamadas en la demanda.

Pero esta acción tiene unos requisitos. El primero es que la acción de enervación sólo puede usarse una vez, por lo que no podrá aplicarse cuando el arrendatario hubiera enervado el desahucio en una ocasión anterior, salvo que el cobro no hubiera sido posible por causas imputables al arrendador. El segundo supone que si el arrendador ha requerido de pago por cualquier medio con un mes de antelación a la presentación de la demanda, y no se ha pagado entonces, tampoco podrá recurrirse a la enervación, aunque sea la primera vez que se fuese a utilizar.

Suele plantear dudas la forma de requerimiento del pago, ya que ésta debe ser fehaciente. La ley entiende como tal que la comunicación contenga un requerimiento de pago de renta por las cantidades impagadas; se haga llegar por un medio que permita acreditar que el arrendatario la recibe y entiende con claridad suficiente; debe transcurrir el plazo de un mes desde el requerimiento hasta la presentación de la demanda, y el arrendatario no ha tenido que poner a disposición del arrendador la cantidad reclamada.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información