En muchas ocasiones, las entidades de crédito pueden exigir a quien solicita el préstamo una provisión de fondos, es decir, la entrega de una cantidad para hacer frente a los gastos que puedan producirse por el estudio o la formalización del préstamo hipotecario, por ejemplo. Los gastos más habituales son la tasación de la vivienda y el seguro de daños sobre el bien hipotecado, que cubra, por lo menos, los daños que pueda ocasionar un incendio u otros elementos naturales, para así conservar su valor y garantía.

Todo lo que no sea referido a estos seguros deberá inspeccionarse minuciosamente, ya que el Banco de España reconoce que no hay ninguna obligación de contratar ningún otro tipo de seguro, siendo una práctica bancaria abusiva que la entidad bancaria obligase a ello. No obstante, la entidad podrá ofrecer la suscripción de otros seguros o condiciones para conceder condiciones más favorables en el préstamo.

Surge aquí el llamado principio de libertad de contratación, por medio del cual si la entidad a la que acude el cliente a pedir el préstamo quiere poner como condición contratar otro seguro, será el cliente quien decida si le interesa o no la oferta, y en este último caso, dirigirse a otra entidad.


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información