Hipoteca y préstamo hipotecario
El préstamo hipotecario se compone de un contrato principal: el préstamo de una determinada cantidad de dinero.

La hipoteca por su parte, es una garantía; la hipoteca constituida sobre la vivienda que asegura la devolución del dinero.

En este sentido:

1) Hablamos de contrato principal de préstamo, cuando nos referimos aquel contrato por el que una persona o entidad (el acreedor, en general un banco o caja de Ahorros), presta una cantidad de dinero a otra (el deudor).

2) Cuando nos referimos a la hipoteca, estamos haciendo alusión a la garantía que el deudor, u otro por él, proporciona al que presta el dinero. Básicamente consiste en que un inmueble (o varios) se ofrece como garantía de que se va a devolver el préstamo, de manera que si éste no se devuelve en los plazos pactados, la parte acreedora puede, a través de unos procedimientos abreviados, vender en pública subasta el inmueble hipotecado para cobrar lo que se le debe, quedando el sobrante para otros acreedores o, en su defecto, para el deudor.

Así pues, al tener el banco o caja de ahorros una garantía especialmente eficaz, como es la del inmueble hipotecado, puede otorgar el préstamo con un plazo más largo y un interés más ventajoso que en los créditos personales.

Por último, es necesario recalcar, que el inmueble, hasta que se procede a la venta en caso de impago, sigue siendo propiedad del deudor, que puede venderlo, alquilarlo o volverlo a hipotecar, aunque a veces el banco limita estas posibilidades (sin que las pueda llegar a prohibir).


Ubicación: Valencia, Valencia, España
AVISO LEGAL · LSSI · POLÍTICA DE COOKIES · POLÍTICA DE PRIVACIDAD


Este sitio emplea cookies como ayuda para prestar servicios. Al utilizar este sitio, estás aceptando el uso de cookies. OK Más información